Cuentos Cortos

La vida sobre el agua

¿Cuántos han soñado con vivir en un bote? … tal vez muchos, ¿cuántos viven en un bote? … seguramente pocos.

A pesar de que los propietarios de estos peculiares y simpáticos hogares representan una minoría, este estilo de vida guarda un espacio dentro de la rica cultura inglesa, puesto que los canales de agua fueron construidos alrededor del año 1800 para convertirse en la principal vía de transporte de carbón y diversos materiales para construir la ciudad de Londres.

Cuando se empezaron a usar otros medios de transporte, estos quedaron en desuso, pero hoy en día estos canales generan vida, no solo son un medio de transporte turístico o de carga, sino también es posible vivir sobre ellos o disfrutarlos gracias a algunos cafés, restaurantes o hasta librerías «acuáticas».

¿Cuántas preguntas se vienen a la mente cuando de vivir sobre el agua se trata?

¡Probablemente millones!Pues lo cierto es que vivir en un bote se trata de toda una experiencia, te enseña a conocerte más a ti mismo, enseña a apreciar lo que se tenía antes de vivir en uno, pero que fácilmente entra en la cotidianidad y pasa desapercibido, como lo es por ejemplo el espacio, o tal vez algunos electrodomésticos que se tienen porque «parecieran» ser indispensables, pero cuando se vive en un hogar sin tierra firme los recursos son finitos y por lo tanto cada milímetro desperdiciado cuenta y se nota.

Además, vivir en un bote requiere de un dedicación constante, aunque existen ciertos elementos que compensan el esfuerzo: la vista, los carismáticos patos, cisnes y garzas alrededor en un día soleado, ser  mecido suavemente en una noche ventilada y tener como posibilidad mudarse de zona, pero con tu casa a cuestas y de la misma manera, dependiendo que tan amigable eres o no, cambiar muy fácilmente de vecinos.

En fin, es una aventura cotidiana y más si se le añaden ciertas condiciones como la variante del tiempo por ejemplo, en el caso del particular clima londinense. En invierno es una cálida hielerita, pero según Jenny la dueña del bote Orinoco, en verano «es como vivir siempre de vacaciones».

Muchas personas viven en botes por necesidad, Londres es una de las ciudades más costosas del mundo, renta mensual, impuestos, comida entre otras cosas son gastos que algunas veces se hace difícil cubrir para algunos, entonces ésta se convierte en una opción, pero por otro lado, un gran número de aventureros eligen vivir allí por gusto, si así se quiere, se puede gozar de las mismas comodidades que las de un hogar en tierra firme: ducha, tina de baño, agua caliente, gas, calefacción, electricidad, Wifi, baño portátil y hasta disfrutar de un interesante libro en un cómodo sofá junto a la chimenea.

Un bote, dos maneras de vivir

Al tener un bote se puede vivir en uno de los canales que se conectan con el rio Támesis, la elección de algunos boteros muchas veces es aleatoria, pues al no pagar un «puesto fijo» sino estar a orillas de una vía pública (en este caso fluvial), se deben mover de lugar aproximadamente cada 2 semanas, entonces no siempre se gozan de los servicios básicos, lo que enseña a aprovechar la luz del día al máximo y agendar como actividad obligatoria la búsqueda de leña para hacer fuego en invierno y básicamente sobrevivir al frio.

También es una opción vivir en un condominio o comunidad privada de botes, donde al pagar un monto periódico se cubren los servicios básicos, un lugar fijo de residencia además de contar con acceso a baños y duchas para visitantes, lavandería, etc.

¿Qué debo hacer si quiero vivir en un bote?

Existen algunas actividades que deben incluirse en la cotidianidad de la vida sobre el agua, unas agradables y divertidas, otras … bueno después de todo, la actitud es lo que cuenta ¿no?

  • Llenar frecuentemente el tanque de agua para cocinar y consumir, si gastas menor cantidad de agua que la que usualmente cualquier persona desperdicia, tendrás más tiempo libre a la semana.
  • Reciclar las cajas de cartón de los cereales o huevos, el periódico de ayer y hasta el encartado publicitario de los domingos, para iniciar el fuego en la chimenea.
  • Vaciar el baño portátil y tener disponible siempre los productos de limpieza que harán que no notes su presencia en el bote.
  • Procurar que el orden no se te escape de las manos, una hoja de papel fuera de su lugar se notará, parecerá un caos, pero tranquilo es solo una hoja de papel.
  • Si vives en una comunidad en la cual compartes áreas comunes, debes percatarte de no incomodar con tus pertenencias, por ejemplo en el uso de las lavadoras y/o secadoras, estos electrodomésticos son compartidos con tus vecinos y seguramente ellos guardan poco interés por conocer tu ropa interior.
  • Dedicar unos minutos para fomentar algún vínculo de amistad con tus vecinos, si necesitas ayuda en algún momento, ellos serán tu familiar mas inmediato.
  • Tener pensado algún plan B en tal caso que en invierno se congele la llave común que surte el vital liquido.
  • Despojarte del 90% de tus pertenencias y REALMENTE comenzar a vivir una nueva vida con lo básico.
  • Por último pero primordial: Ser feliz.

Si estas dispuesto a vivir una nueva experiencia después de estas recomendaciones, ¡Felicitaciones!, hazlo, es una buena oportunidad para conocer nuevas facetas de ti mismo y salir de la rutina.

Y como aprendí de una querida profesora llamada Linda en mi paso por Londres, «casa puede ser cualquier cosa pero hogar es el espacio que esta detrás de la puerta».

Cada vez son más los londinenses aventureros que se atreven a vivir sobre el agua, parece un vida dura pero en realidad es gratificante.

Jenny es mi hermana y la dueña de Orinoco, ella me brindó la experiencia de poder responder la pregunta ¿cómo es la vida en un bote? lo cual me inspiro a escribir esta nota.

Estas son algunas preguntas que seguramente se han formulado luego de leer esto y que quisieran preguntarle a un botero de oficio y corazón como lo es ella.

~ ¿Cuánto tiempo llevas viviendo en un bote?

Solo he estado un año, es decir: un maravilloso verano, un adorable otoño, un cruel invierno y ahora disfrutando el inicio de la primavera. 

¿Por qué decidiste cambiar de estilo de vida?

Yo viejo mucho. Usualmente mi vida esta llena de cosas emocionantes y diferentes, cuando yo estaba lejos no quería regresar a una «aburrida» casa, cuando tomé la decisión yo no tenia idea de lo que estaba haciendo , pero ahora teniendo la experiencia, no me arrepiento de nada.  

~ ¿Qué crees que se necesita para vivir en un bote?

Es una buena pregunta. Pienso que se necesita muy poco en términos de recursos materiales… pero lo que definitivamente se necesita es resistencia a la rutina y curiosidad para entender cómo las cosas diarias más pequeñas, que cualquiera daría por hecho en un hogar normal, en realidad son un trabajo.

~ ¿Qué les recomiendas a todas aquellas personas que sueñan con vivir en un bote pero aún no lo han hecho?

Es algo diferente. Es una experiencia especial y tener una buena historia que contar. Es un estilo de vida muy simple y sin embargo emocionante. Te conecta con la naturaleza de una manera que yo nunca pensé que lo haría. Si sueñas con hacer esto, sólo hazlo.

~ ¿Qué es lo que más te gusta de vivir en un bote?

La sensación de que el día mas común forma parte de una rutina especial, a mi me parece que es como estar de vacaciones cada día que me despierto rodeada de patos y garzas. 

~ ¿Qué es lo que menos te gusta de vivir en un bote?

Si se mantienen los vínculos con lo que la mayoría de la gente consideraría como una «vida normal» (es decir, una lujoso puesto de trabajo en la ciudad que necesita una corbata o unos tacones), se hace algunas veces difícil la combinación de las dos corrientes de vida.

Los botes tienden a ser espacios rústicos y hay que ser muy selectivo para saber qué conservar y qué desechar. Es prácticamente imposible tener un lujoso y variado armario pero pequeño y selectivo al mismo tiempo, por ejemplo, los zapatos de color (por no hablar del hecho de estar libres de polvo) … Y así continuo yendo a trabajar para pagar mis cuentas y cumplir mis ambiciones profesionales.

~ ¿Qué es lo que más extrañas de una «vivienda convencional»?

He recordado lo que es estar en una casa normal en invierno, mantener la calidez en un bote no es difícil gracias a la maravilla del carbón… pero, se trata se un trabajo a tiempo completo en el cual siempre resulto muy sucia.

~ ¿Es costoso vivir en un bote?

Como todo en la vida, es tan caro como tu quieras que sea. Si decides estar en un puerto privado pagas por servicios tales como agua, electricidad, baños, wi-fi, etc. El costo es un extra a los constantes y pequeños trabajos que se necesitan para mantener la comodidad en el bote, es algo parecido a una habitación alquilada en una casa normal.

Una alternativa más económica podría ser estar en constante movimiento, que es cuando se vive a lo largo de los canales y ríos bajo la condición de cambiar el punto de amarre del bote al menos cada dos semanas. Eso parece ser «más barato» en términos de costos de vida, pero para mí el tiempo y la energía invertida en el movimiento constante ademas de la comodidad de las instalaciones de la marina tiene más valor.

Escrito desde la comodidad de un bote por: Diana Carolina Beltrán

Fotografías: Diana Carolina Beltrán

Deja un comentario