Venezolanos saca sonrisas

«Busco retribuir todo lo valioso que Venezuela me dio»

Aunque es sangre colombiana la que corre por las venas de Juan Carlos, quien lo vio nacer fue El Ávila, el ícono más valioso que todo caraqueño guarda con orgullo en su corazón.

Luego de disfrutar de la vida en la capital venezolana rodeado de amigos y familia, decidió iniciar nuevos retos en el hermano país, el más significativo de ellos fue emprender un largo pero satisfactorio camino, convertirse en médico.

Entre el saco de virtudes que se le pueden atribuir a Juan Carlos hay una que predomina y, que para fortuna de todos, busca materializarla en cada oportunidad que se le cruce en el camino. Yo diría que «solidaridad» es el segundo (o mejor dicho, el tercer) nombre de este venezolano saca sonrisas. 

Infinitas veces él y su papá me esperaron en la puerta de mi casa bien temprano para darme la cola al colegio,  recuerdo clarito el estima de todos los profesores y compañeros por mantener siempre su mano levantada cuando necesitaban colaboradores o voluntarios para cualquier actividad en favor del resto.

Una década después, él sigue tan diligente, risueño, chicharachero y buena gente como de costumbre, pero ahora sus conocimientos de medicina los ha puesto, encantado de la vida, al servicio de cientos y cientos de aquellos que él mismo llama «hermanos», refiriéndose a los venezolanos que han tenido que migrar con lo que tenían puesto y una bolsita llena de sueños, para prácticamente volver a nacer del otro lado de la frontera, pero todavía pegaditos al mar Caribe.

Desde que Juan se mudó a la tierra donde se celebran las festividades carnestolendas más grandes del continente después de las de Brasil, él se integró activamente en la comunidad que lidera Venezolanos en Barranquilla

«Hace unos cinco años atrás nos encargábamos de planificar eventos culturales y de integración entre los pocos venezolanos que vivíamos en la ciudad; organizábamos actividades que reconfortaban nuestro sentido de pertenencia: celebrábamos el día de nuestra Virgen, el día de la arepa y por supuesto siempre nos hemos mantenido atentos a lo que acontece en Venezuela.

Pero todo esto ha pasado a un segundo plano, ahora todo el esfuerzo del equipo va orientado en socorrer a los miles de migrantes venezolanos que viven en situación vulnerable dentro de la ciudad y sus adyacencias, no nos damos abasto, cada vez son más los que llegan en busca de las oportunidades que les fueron arrebatadas en Venezuela», dice Juan.

En vista de la dramática situación de muchos, este servidor sin pensarlos dos veces, pone manos a la obra y se acerca a los espacios donde habitan la mayoría de estas familias para escucharlas, orientarlas y regalarles una sonrisa que las haga sentir bienvenidas indicándoles que no están solas en este duro comienzo.

» Hay un asentamiento que se auto denominó Villa Caracas, la gran mayoría de los que lo habitan son venezolanos con y sin nexos en Colombia, así como colombianos retornados.

Su panorama es incierto, decenas de familias viven en aquel terreno baldío sin tener cubiertos algunos servicios básicos como el suministro de agua o electricidad por ejemplo, entonces organizamos jornadas de recolección de insumos que beneficien a los vecinos de la comunidad, estamos atentos a las problemáticas que surjan, canalizamos los patrocinios provenientes de diferentes sectores de la sociedad y nos alegramos cada vez que venezolanos y colombianos como tú y yo se suman a la causa para darle la mano a los más de 2000 venezolanos que ahora hacen vida tan solo en Barranquilla».

Al escucharlo hablar solo me imagino aquel lugar llamado Villa Caracas, un «caserío» de tablones de madera, plástico, lata, cauchos o lo que se encuentre a mitad de camino, levantado a punta de sudor, tristeza, ilusiones y la lucha incesante de algún día poder tener lo que alguna vez se tuvo y lograr salir de allí.

~ Cual ha sido el papel de las autoridades gubernamentales?

Las autoridades nos han apoyado bastante como venezolanos, nos han ayudado con personal capacitado e insumos para realizar diferentes jornadas de salud en el sector, así como también han prestado asesoría a las familias en cuanto al tema educativo, por ley todos los niños que vivan en Colombia, independientemente de su estatus migratorio, tienen el derecho garantizado a la educación. 

~ Que te motiva a ser parte de este equipo y ayudar a esas personas? 

Me duele mucho lo que pasa en mi país y creo que cualquier gesto de solidaridad es muy importante en este momento. Sinceramente quiero retribuir todo lo valioso que Venezuela me dio: mi educación, mi familia, mis amigos… Además estoy dispuesto a ser parte de la reconstrucción que sin duda necesitaremos, quisiera algún día regresar y ejercer mi profesión allá.  

Si quieres saber más sobre las actividades que realiza el equipo de «Venezolanos en Barranquilla» puedes visitar sus redes sociales:

Facebook: Venezolanos en Barranquilla

Instagram: @venezuelaquilla

Twitter: @venezuelaquilla 

 

 

 

Deja un comentario