Venezolanos saca sonrisas

El lente que busca justicia en el infierno

«Si tomas esa foto te meto presa ya mismo»

Con estas palabras de aliento Ana María comenzó la titánica labor que por ahora no le ve un fin cercano, todo lo contrario, pues ella y su cámara se dirigen a las entrañas de una pesadilla indeseable para cualquier persona en este plano. Ella busca mostrar la realidad que algunos ignoran, que otros ocultan y que muchos saben pero olvidan.

Ella es una venezolana, pero no como cualquier otra, ella es una justiciera por convicción.

Haberle agarrado el gusto a la fotografía como estilo de vida en el École Supérieure de Photographie en la ciudad francesa de Toulouse, la hizo conocer todo lo que se puede lograr con una cámara en mano y un objetivo claro en la mente.

Luego de mostrar realidades en otras fronteras, ella ha decidido regresar varias veces a las que la vieron nacer y crecer, para quizás, ser la única persona que las mire a los ojos sin juzgarlas, las escuche con atención y fotografíe sus almas abandonadas y ultrajadas por un sistema de «justicia» colapsado, con filtraciones de miseria y que demuestra el deterioro de los valores de la sociedad y sus gobernantes.

Ana María ha caminado por los pasillos y conoce la realidad de algunos centros de detención de la segunda ciudad más violenta del mundo, Caracas.

Sus tomas y relatos en cuatro idiomas, evidencian el sufrimiento de todas las mujeres que hacen el esfuerzo por seguir con «vida» dentro de los calabozos de las policías municipales. Llevan meses esperando un juicio que dictamine su condena, o en algunos casos, que confirme su inocencia.

Enero 2017.-El Valle, Venezuela. Una de las 58 reclusas del “barrio chino”. La prision informal o calabozo más grande en la zona metropolitana de Caracas. Recuerdo me pedía ayuda, un abogado, denunciar su caso. La mayoría de estas mujeres no han sido llevadas a juicio, es decir, un juez no ha sentenciado su pena o siquiera ha dicho si es culpable o inocente. Ellas esperan ahí, atrapadas, a que algún día sean tratadas con justicia y humanidad. Esta es una de las historias que estoy tratando de continuar con el “crowdfunding”, vendiendo mis fotografías de otras historias para poder financiarme el viaje a #Venezuela y la investigación. Una investigación que denuncia la violación de los derechos humanos cometidos del gobierno corrupto que hay en #Venezuela. Porque estas historias deben ser denunciadas, contadas y cambiarlas por unas condiciones de vida que permitan una reinserción positiva a la sociedad. El envío de las fotografías a #Madrid es gratis hasta el jueves !! Se las llevo yo que llego el viernes ! Aprovechen. Y si quieren reunirse allá a conversar más sobre el proyecto, no duden en contactarme, Sigan compartiendo esta historia, ayúdenme a ir a Venezuela lo antes posible! #printsale #helpfund #venezuelanphotographer #venezuelanphotography #womensrights #latinamerica #fotoperiodismo #freelancer #fotografiamadrid #madrileños #venezolanosenmadrid #venezuelancrisis

A post shared by Ana Maria Arévalo Gosen (@anitasinfiltro) on

En teoría, estos calabozos son una parada momentánea para los acusados de algún hecho punible, allí el Estado debería asignarles un defensor para que los asesore en su defensa, en caso de no tener los recursos como para contratar un abogado de manera privada, mientras que el Ministerio Público, Fiscalía o los entes encargados trabajan con celeridad para respetar sus derechos y emitir un veredicto que indique la acusación, el tiempo privado de libertad y el centro de reclusión.

Pero las fotografías de Ana María son pruebas fehacientes que la práctica es otra. Hombres y mujeres conviven en el mismo espacio: las violaciones sexuales son parte de la cotidianidad; el retardo procesal penal es infinito: el hacinamiento es insostenible, calabozos con capacidad para 30 personas albergan más de 130; tener una condena en una utopía: algunas mujeres tienen años esperando que algún ente les diga cuánto tiempo deben estar en ese mundo, en ese infierno.

Estos espacios de detención preventiva están siendo tratados como cárceles ya que los propios centros penitenciarios están abarrotados de reclusos. Una cárcel diseñada para 750 personas pudiese estar albergando unas 11.000, como es el caso del Centro Penitenciario de Aragua conocido como «Tocorón», según cifras emitidas por el Observatorio Venezolano de Prisiones.

January 2017. –El Valle, Venezuela. “Chinatown” is the provisional prison, which guards most women in the metropolitan area of Venezuela. A total of 58 women; including a pregnant woman of one month, live inside this precinct. This is one of the photographs of the story that I will finance by selling prints on my webpage. The purpose of this Print Sale is to go back to Venezuela and finish this reportage. You can buy them by clicking on the link on my bio 👆🏻, it helps also if you spread the word with people that would like to collect photography, decorate their appartment or are looking for a cool idea to give as a christmas present. The photographs are from my past works, check it out. #finesrtpritns #reportage #womenrights #freelancer #womeninprison #venezuelancrisis #helpfund #postersale #fundme #helpmefund #storyteller #printsale #christmasprintsale

A post shared by Ana Maria Arévalo Gosen (@anitasinfiltro) on

Este año comencé un trabajo fotográfico que trata las condiciones de las mujeres en prisiones o calabozos en mi país, #venezuela . Trabajé en este proyecto durante dos meses, visitando prisiones, haciendo investigación, entrevistando a estés mujeres y conociendo sus historias. La mayoría de ellas viven en las peores condiciones posibles, sin agua corriente o comida. Algunas están embarazadas y mezcladas con prisioneros masculinos. Es una violación flagrante de los #derechoshumanos . En Febrero tuve que poner el proyecto de un lado y regresar a Alemania, el país donde resido actualmente. El proyecto quedo incompleto. Amigos, colegas de trabajo, profesores y familiares me animaron a re visitar este trabajo y regresar a mi país para terminarlo. Por esta razón, he decidido crear una #tiendaonline con fotografías de trabajos anteriores para que actúe como un financiamiento o #crowfunding para mi próxima visita a #venezuela y así terminar a historia de estas #prisioneras que necesitan una voz lo mas antes posible. Estas fotografías y posters son una manera buenísima de decorar la casa o el negocio, coleccionar, regalar a la familia y amigos de navidad mientras ayudan a una buena causa, financiar mi proyecto, el viaje y la investigación. La idea final es lograr es hacer una historia completamente reveladora sobre la situación de mi país y la #injusticiasocial . La fotos están baratas, por eso necesito vender algunas, unas 180 para lograr mi meta. Entra a mi página, mira el trabajo, comparte este link, selecciona fotos que te gusten y compra ! Las fotografías están limitadas, numeradas y firmadas. El envío es mundial ! El link a la historia: https://www.amagosphoto.com/mujeres-en-prision El link a la tienda en mi BIO 👆🏻 Caption: January 2017. –Poli-Valencia, Valencia, Venezuela. Eight months pregnant Jakelin and another female inmate are having a bath (washing themselves with buckets of water) at an improvised outdoor toilets. Every detainee uses the toilet bowl with the walls made out of cardboard. This detention center is located on the outskirts of the capital near Carabobo’s main square. #printsale #helpfund #venezuelancrisis

A post shared by Ana Maria Arévalo Gosen (@anitasinfiltro) on

Al mismo tiempo las carencias del país se acentúan en estos espacios; los servicios básicos como electricidad y agua son intermitentes, el hambre es la reina entre las reclusas, pues dependen de lo poco o nada que sus familiares puedan llevarles en las visitas, según muchas de ellas los custodios suelen ser parte de la desgracia, les quitan la comida que con esfuerzo sus dolientes les hacen llegar.

~ ¿Cuál ha sido el caso más impactante para ti? 

«El caso de Jackeline. Ella solo tiene 21 años, no tiene una buena relación con su madre, sus dos hijos mayores viven con los abuelos paternos y el padre de la criatura que está en su vientre se encuentra privado de libertad en la cárcel de Tocorón»

~ ¿Qué hacen esas mujeres en el día a día? 

«Absolutamente nada, el ocio se apodera de sus mentes, horas y horas viendo el techo, hablando con las mismas compañeras con las que comparten un espacio de unos 13 x 13 metros: sin baño, comida, medicinas ni dignidad»

~ ¿Qué buscas con todo esto?

«Que se conozca la verdad, que salga a la luz lo que pasa con esas mujeres que viven en condiciones inhumanas durante años, que se busquen acciones y reacciones más que guardar silencio, que este archivo llegue a manos del Consejo de Derechos Humanos en Suiza y de una vez por todas se haga justicia».

Aunque su labor ha sido sacar a la luz una triste realidad que nos afecta y habla de lo mal que estamos como sociedad, sin duda esta guerrera caraqueña merece el reconocimiento por sus ganas, valentía, talento y, sobretodo, por querer un mejor país esté donde esté.

Ella es toda una venezolana saca sonrisas. 

Su trabajo está en:

Instagram: @anitasinfiltro

https://www.amagosphoto.com